«Nos bañamos con un balde de agua fría»

Ante el cierre de fronteras terrestres, Lucia Miranda y cinco santafesinos más se encuentran en la frontera de Uruguayana – Paso de Los Libres sin poder volver al país. «Del Consulado cuando se acuerdan nos traen comida», relataron.

Desde el sábado seis santafesinos se encuentran varados en la frontera Brasil – Argentina, que une las ciudades de Paso de Los Libres y Uruguayana, teniendo escasa asistencia del Estado argentino y sobreviviendo con la colaboración de la gente de las poblaciones limítrofes.

Lucía Miranda narró por cómo es la travesía que deben afrontar desde que salieron en octubre del año pasado al vecino país en búsqueda de trabajo.

Desde el Consulado Argentino, “cuando se acuerdan nos traen comida”, contó la santafesina, quien agregó que los vecinos les acercan agua, café y algún alimento.

Para higienizarse sólo les brindan un baño público, en el cual para bañarse deben cargar un balde con agua fría, por las noches duermen en el micro.

Junto con dos amigos más, todos guardavidas, Lucía contó que al no haber trabajo en Argentina dada las restricciones, viajaron vía aérea a Brasil (como turistas) para trabajar en las playas de Praia Brava, cerca de Camboriú.

Para volver, ni económicamente ni por el tiempo de demora les convenía regresar en forma aérea. Además, la guardavidas explicó que para el regreso en ómnibus les exigieron un PCR negativo y una declaración jurada, requisitos que cumplieron a rajatabla. «Sin esas documentaciones no te dejaban subir al ómnibus», advirtió.

La historia comenzó a complicarse cuando llegaron el sábado a la frontera: “Nos reciben la documentación (PCR y Declaración Jurada), nos hacen subir al micro y cuando tenemos que pasar la frontera un grupo de gendarmes nos dicen que no pasaba nadie”, contó Lucía, quien agregó que no le supieron dar respuesta alguna, ni pudieron mostrar ningún decreto ni explicar las medidas restrictivas que estaba llevando adelante.

“Lo peor de todo era que teníamos en el celular una aplicación de la frontera que nos decía que la misma estaba habilitada”, narra irónicamente la santafesina que a su vez dijo que por la demora se les venció el PCR y la Declaración Jurada por la cual pagaron $10.000.

Para culminar, Lucía explicó que la última opción que les queda es presentar un recurso de amparo, pero que no les daba ninguna garantía.

Escribe un comentario

Tu correo no será publicado. Lo marcado con "*" son requeridos

Tu comentario *

Nombre *:

Email *:

Website